domingo, 25 de octubre de 2020

PULSE: “Adjusting The Space” (2020) (NRT Records)

 

1. X 31‘ 26‘43 NY 109‘ 430“W 2. We Won’t Come In Peace 3. Supersonic Trance Sphere 4. New Elastic Freak 5. Sounds And Signals 6. Adjusting The Space 7. Encounter 8. Star Light 9. Black Knight 10. Points Of Nibiru 11. The Passage Entry 12. Major Tom 13. AlienAngel (Zardonic Remix)

Interesante, y hasta cierto punto novedoso, trabajo este “Adjusting the space”, que nos ofrece Pulse. Y quienes son Pulse? Aparentemente bajo ese nombre se esconde la banda que lidera el austriaco Nemesis, conocido fundamentalmente por su banda black Astaroth, y desde el vamos hay que reconocerle una capacidad para ir más allá de la simple autocopia ya que suena bastante personal en su conjunto, aunque en determinados momentos pueda recordar a diversas y variadas bandas.
Como proyecto en solitario que es Nemesis tiene una banda más o menos estable a sus órdenes, pero cuenta también con un variado elenco de músicos invitados que añaden matices a este disco.
Centrándonos en la música, este “Adjusting the space” es un extraño disco conceptual acerca de alienígenas, el espacio exterior, viajes intergalácticos y el futuro de la raza humana escapando de la Tierra en busca de un mundo nuevo, una historia que a mí personalmente me parece un tanto ridícula y que la cubierta del disco no me ayuda a ver con mejores ojos. Sin embargo éste es uno de esos discos que vale la pena escuchar centrándonos exclusivamente en la música y olvidando estos aspectos al fin y a los cabos secundarios.
Y hay que reconocerlo: se trata de un buen disco. No estoy seguro si realmente consigue el efecto unitario que un disco de estas características requiere, pero los temas están bien compuestos, bien ejecutados, bien producidos. Eso es lo esencial.
Tal vez por su temática el disco comienza recordándome a Powerman 5000 (el grupo de Spider, hermano de Rob Zombie y con temática similar), pero hay más, mucho más, ya que a medida que el disco transcurre otras influencias (Fear Factory, Johnny Violent, Rammstein, Pain) aparecen de a cuentagotas redundando en un trabajo interesante de principio a fin. Y es algo que no se encuentra todos los días.
Sitio web: www.pulse-galaxy.com (J.S.)

miércoles, 21 de octubre de 2020

INTENSE: “Songs Of A Broken Future” (2020) (Pure Steel Records)

 

1. The Oncoming Storm 2. End Of Days 3. Head Above Water 4. Final Cry 5. I Agonize 6. Songs Of A Broken Future 7. The Social Elite 8. The Jesters Smile 9. The Tragedy Of Life 10. Until The Memories Fade 11. Stand Or Fall 12. Children Of Tomorrow

Intense es una banda del sur de Inglaterra que hace power metal claramente deudor de formaciones como Iced Earth y Nevermore, y este “Songs Of A Broken Future” es su cuarto elepé. El vocalista Sean Hetherington y el guitarrista Nick Palmer fundaron el combo en 1991 en Basingstoke, publicaron el EP “Dark Season” en 1997 y tras algunas demos, lanzaron sus tres primeros álbumes “Second Sight” (2004), “As Our Army Grows” (2007) y “The Shape Of Rage” (2011). Tras un paréntesis de nueve años debido a diferentes circunstancias personales, han vuelto con la misma alineación con la que siempre han grabado en el nuevo milenio para presentarnos en plena pandemia este oscuro “Songs Of A Broken Future”. En él escucharemos extensos solos y armonías a dos guitarras por parte de Dave Peak y Nick, comedidos teclados ambientales, inteligentes cambios de ritmo, una primorosa base rítmica capitaneada por el bajista Stephen Brine y el batería Neil Ablard y la particular voz de Sean, dramática y de rango medio, a la que cuesta acostumbrarse y que no sabría decir si me ha acabado convenciendo.
The Oncoming Storm es la cinematográfica intro interrumpida de forma abrupta por el veloz riff de End Of Days con unas guitarras que van ganando presencia e intensidad a medida que avanza el corte y un melódico estribillo marcado por un sutil cambio rítmico y un coro en segundo plano.
Head Above Water es directo, posee un riff punzante y un punteo que recuerda a Iron Maiden y maneja nuevas variantes en el tempo del puente y el verso principal en donde la voz de Hetherington sube algún tono. Final Cry empieza con un arpegio y las notas de bajo hasta la irrupción de la guitarra distorsionada que dará pie a un riff incisivo y muy power que junto a la melodía del estribillo rememora el estilo de Iced Earth. El riff de I Agonize se acompaña de unos teclados en una onda cercana a Kamelot y desemboca en un intenso desarrollo instrumental, mientras que las cuerdas vocales de Sean le dan un toque emocional a la pieza de oscuro estribillo y sacudida thrash en su recta final.
El tema que titula el álbum comienza con unas suaves notas de teclado que saltan por los aires con el restallar del resto de instrumentos en una pieza de cadencia sincopada, estribillo melódico e instrumentalmente intenso. The Jester's Smile arranca con un aplastante e intrincado riff y un veloz doble bombo, avanza con una fantástica línea de conducción y se aplaca con un calmado interludio vocal acompañado por un solo construido sobre el colchón de una acústica.
The Social Elite es una pista de power metal ortodoxo con una estrofa principal magnética y un buen desarrollo instrumental previo al extenso solo, mientras que The Tragedy Of Life sigue esa misma estela con un riff palpitante, un ritmo entrecortado y un agresivo cambio de tempo con Hetherington bregando con los tonos más agudos. Until The Memories Fade pone la nota baladística con su base acústica, unos preciosos armónicos y los coros en segundo plano escoltando el eléctrico estribillo, el título Stand Or Fall es cantado a modo de mantra siderúrgico en el ocaso del tema y Children Of Tomorrow es el medio tiempo que cierra el álbum marcado por un doble bombo imperturbable y un extenso solo repartido en dos partes.
Con “Songs Of A Broken Future” Intense facturan un álbum de US metal que dejará fulminados sobre todo a los fans de la época dorada de Iced Earth pero aunque su apuesta es clara, su oda al futuro desesperanzado al que cantan no ha acabado de atraparme.
Sitio web: www.intense-uk.com (M.M.)

domingo, 18 de octubre de 2020

THE WAY OF PURITY: “Schwarz Oder Rot“ (2020) (Worm Hole Death Records)

 

1. The Plague 2. Rootrot 3. Mandament 4. We Urge Human Race To Commit Global Mass  Suicide 5. Wishing Death Upon You All 6. Undoing 7. Uniformed 8. Lyncher 9. Bemoaned AD 10. Evening Falls 11. Spectral 12. Leave

El nombre The Way of Purity no nos es desconocido. Hace diez años atrás reseñamos su disco debut y después ya le perdimos el rastro, pues no recibimos ninguno de sus otros trabajos, hasta este “Schwarz Oder Rot“. Y tal parece que estos suecos (cuyas identidades permanecen ocultas) han mutado ostensiblemente su sonido en todo este tiempo, ya que de ser un hibrido black / death / core han pasado a ser una lisa y llana banda de metal industrial con algunos aderezos, claro está.
Las referencias nos aparecen inmediatamente. Rammstein, Type O Negative, The 69 Eyes y la lista continúa. Es que esta versión pandemia de The Way of Purity muestra contrapuntos vocales (una grave masculina y una gótica femenina), riffs metálicos con teclados casi pop, y atmosferas electrónicas en general oscuras que nos remiten a la escena dark gótica alemana.
Los puntos altos son la gancherisima “Wishing Death Upon You”, “The lyncher” (Depeche Mode mataría por una canción así), o la pesada “Spectral”, pero el disco mantiene una línea general muy entretenida.
En síntesis, con “Schwarz Oder Rot”, TWOP abre el juego una vez más, alejando a los fans más radicales y atrayendo a una nueva legión, más oscura y llena de delineador y rímel. No lo dejen pasar.
Sitio web: www.thewayofpurity.com (J.S.)

jueves, 15 de octubre de 2020

Contra la corriente...

 

Hacía mucho tiempo que no escribía un editorial, un poco por falta de tiempo y otro poco sencillamente porque no tenía nada interesante que comentar. Pero vengo notando algo inusual y que no creo traiga buenos frutos. 

Desde hace un tiempo, cada vez es más difícil que recibamos música en formato físico, ya sea CD, vinilos o cassettes. La mayoría de las bandas y sellos discográficos tienden a querer ahorrar dinero enviando enlaces para descargar música o, peor aún, para escucharla directamente desde su sitio, fomentando de esta manera lo que dicen querer combatir. 

Pero todavía hay quienes cuyo objetivo no es solo ganar dinero, sino promover la música además del obvio motivo financiero, privilegiando los logros musicales de un grupo.

Por eso quiero agradecer fervientemente a aquellas bandas y sellos que, contrariamente a las tendencias y contra el presupuesto, hace el esfuerzo de enviar su musica en su formato físico a éste, nuestro humilde webzine argentino. 

Me alegro de que todavía haya empresas y personas que todavía se enfocan en esta forma de promoción, dándose cuenta de que no solo la musica es importante sino que la presentación de un trabajo también lo es, y que de hecho, el éxito no necesariamente lo logran quienes lo merecen… pero esa es una historia completamente diferente.

Por ultimo, muchos como yo hacemos un blog en nuestro tiempo libre y no ganamos dinero con él. Un CD, vinilo o cassette en el correo es la única (y mejor) recompensa que podemos recibir por nuestro trabajo.

Stay old-school.

jueves, 8 de octubre de 2020

BLACK HAWK: “Destination Hell” (2020) (Pure Underground Records)

 

1. Hate 2. Destination Hell 3. Smoking Guns 4. Time 5. Voices From The Dark 6. The Eyes Of The Beast 7. Speed Ride 8. Bleeding Heart 9. Under Horizons 10. Master Of Metal

La de estos alemanes es la típica historia de la banda formada a principios de los ochenta que se disuelve sin dejar apenas huella y que, tiempo más tarde, decide volver a la palestra para entregarnos desde el underground aquello que no pudo en sus años mozos. Así, Black Hawk se formaron en 1981 en Mölln, cerca de Hamburgo, lanzaron una maqueta, publicaron el EP “First Attack” (1989) y tras producir una nueva demo tape en 1995, se separaron dos años después. En 2005 el vocalista Udo Bethke decide reactivar el nombre y celebrar el vigesimoquinto aniversario de la banda con “Twentyfive”, el primer larga duración del combo. A este le seguirían media docena más de discos hasta su penúltimo “The End Of The World” (2017) y su reciente “Destination Hell” en donde el cuarteto (actualmente conformado por Wolfgang Tewes a las guitarras, Michael Wiekemberg al bajo y Ovidiu Zeres a la batería, junto a Udo a la voz) nos ofrecen una nueva muestra de su básico heavy metal tradicional inspirado en las grandes bandas de los años ochenta. Aunque perseverancia y convicción no les falta, esperaba mucho más del séptimo álbum de una banda con casi cuarenta años de carrera a sus espaldas: a mi modo de ver, la producción es terrible (la base rítmica suena embarrada y desastrada, y la voz y los coros se escuchan débiles y desangelados) y las maneras a la hora de atacar las líneas vocales por parte de Bethke (a pesar de emular el tono nasal característico del sajón Biff Bifford) me parecen desmañadas y nada atrayentes. En el otro lado de la balanza, las guitarras de Wolfgang Tewes muestran mayor músculo y nos obsequian con buenos detalles.
El disco empieza con los embarazosos guturales y el quebradizo grito agudo de Hate, un veloz e irregular número con doble bombo, un riff con un efectivo punteo final y un desconcertante estribillo. El nivel mejora ligeramente con Destination Hell, un potente tema con una rápida línea de guitarra en el puente que baja sabiamente de revoluciones para abrazar el verso principal y Smoking Guns, una pieza de riff grueso y ritmo palpitante con un digno estribillo. Empieza a alzar el vuelo cuál halcón con Time y su punteo inicial que progresa hasta convertirse en el riff; una canción en donde Udo apuesta por usar diferentes registros secundado por los coros de Carsten Meyer en la larga estrofa principal y destaca el buen trabajo de las seis cuerdas.
Pero a pesar de las buenas sensaciones, el álbum no acaba de despegar… Voices From The Dark tiene un excelente comienzo con los tres instrumentos a máximo rendimiento, un oscuro puente y un magnífico solo, Speed Ride se inicia con un grandioso riff y prosigue con una estupenda línea de guitarra, y Under Horizons también tiene un interesante riff, pero los tres tropiezan, bajo mi punto de vista, con la misma piedra: la abrupta forma de cantar del vocalista.
The Eyes Of The Beast es un medio tiempo de riff denso y cadencia pesada con un buen trabajo de Bethke haciendo gala de sus diferentes tesituras y una buena melodía en el estribillo. La preciosa power ballad Bleeding Heart cuenta con unos suaves acordes, unos teclados atmosféricos de Renato Angelo (Silent Saga) y el dueto con Conny Bethke, confluyendo ambas voces en el bonito y dulce estribillo. Finalmente, Masters Of Metal es otro mid tempo con el bajo y la batería marcando el compás, compuesto con los títulos de las canciones de quienes ellos consideran sus maestros y que adquiere todo su esplendor en el puente.
Malas noticias para el ejército del acero… ¡Black Hawk derribado!
Sitio web: www.black-hawk-music.de (M.M.)

lunes, 5 de octubre de 2020

DRAGONLORE: “Lucifer’s Descent” (2020) (Iron Shield Records)


1. Lucifers Descent 2. At The Mercy Of Kings 3. Destroyer Of Thee Undead 4. Blood Of The Barbarian 5. Hand Of The Gypsy 6. Saved By Love 7. Witchunt 8. Lord Of Illusion 9. Tomb Of Alalu 10. Driving Out The Demons

Desde Chicago (Illinois, U.S.A.) nos llega este disco. Un debut de la banda Dragonlore que llega como un cañonazo para quedarse y que te quedes con quiénes están tocando. Es una declaración de intenciones, eso nos da a entender "Lucifer’s descent" y eso es justamente lo que nos ofrece la música de este quinteto que ha venido para quedarse.
La difusión ha sido clara, un primer disco con buen sonido, directo y sin miramientos, que viene a demostrar que el heavy metal no está deprimido ni mucho menos.
Hablemos un poco de la banda. Ellos son Joe Lawson en voz, Skip Stinski y Jim Brucks en guitarras, Marty Buchaus en bajo, y James Marlow en batería, y solo llevan un año de formados. Las influencias, aparte de las más evidentes como Judas Priest o Manowar, las dejamos al gusto del oyente, pues lejos de acercarse a las bandas más consolidadas tienen un toque personal que descubrir.
El disco comienza con el tema título que nos evoca un nuevo caos, seguidos por el trallazo “Driving out the demons”. Con esa declaración de comienzo, cualquier tema que pueda seguir nos resultará del mismo agrado. A lo largo del disco pasa del heavy más clásico a thrash con el corte "Destroyer of the undead" sin olvidar el guiño a la típica balada épica que es “Hand of the gipsy”, situada en un momento perfecto del disco, contando con la buena calidad del disco, la parte acústica de este tema está a la altura.
El orden de los cortes del disco es perfecto para cualquier concierto y las tres últimas canciones dan una subida final que rematan la línea general del disco: energía. Un disco completo, con guitarras pesadas y contundentes, es una música trabajada y, por qué no decirlo, cargada de riff asesinos arropados por una buena sección rítmica.
Dragonlore tiene todos los ingredientes para triunfar y, puesto que ya andan trabajando para su siguiente disco (se llamara “Rising from the ashes”), seguro que pronto volvemos a oír hablar de ellos.

jueves, 1 de octubre de 2020

=FUDGE=: “Dust To Come” (2020) (Fastball Music)

 

1. Silently 2. Into The Whispers 3. The Summoning 4. GODS 5. Mechanical Human 6. I'm A Wolf 7. Death To Man 8. Dust To Come 9. Thousand 10. Reprise 11. Confession 12. For Those Who Live In Fear 13. Dust To Come Part II 14. Bittersweet Revenge

El sello anuncia estos alemanes como “los pioneros del synth-metal”, y teniendo en cuenta que la banda se formó en 2012 la apreciación de “pioneros” suena exagerada.
Vayamos ahora a la parte musical de este lanzamiento. El sonido de =Fudge= en palabras simples pertenece al tipo de metal moderno. En esencia, se basa en poderosas bases con fuertes ritmos tocados por guitarras de afinación baja. Por supuesto, enriquecen su sonido con elementos y sonidos electrónicos y riffs metaleros ajustadísimos y muy animados. Alguien por ahí dijo “metal industrial”? Las comparaciones y referencias surgen, claro está, y mi oído me dice que Skyclad y Rammstein no son bandas desconocidas para estos germanos.
La imagen tampoco es novedosa, pero si efectiva (a juzgar por sus videos, =Fudge= es mucho más que música), y se nota a la legua que “Dust To Come” es un álbum conceptual, con letras que tratan en su mayoría temas de terror, lo cual los acerca a White Zombie.
En síntesis, "Dust To Come" muestra ingenio, muy buenas ejecuciones y casi una hora de buena música, pesada y al mismo tiempo pegadiza, rozando un núcleo moderno, industrial y finalmente metálico. =Fudge= han logrado crear un trabajo debut con un carácter inconfundible, y logró mantener mi interés desde el principio hasta el final tanto por su temática como por la variedad de sus composiciones.
Sitio web: www.fudge-official.com (J.S.)

sábado, 26 de septiembre de 2020

WALLOP: “Alps On Fire” (2020) (Pure Steel Records)

 

1. Running Wild 2. Missing In Action 3. Lack Of Power 4. Metallic Alps 5. Reveal The Lies 6. Monsters 7. Stealthy World 8. Idols Die Too 9. 69 10. Fun For The Nun 11. Metallize 12. Crash, Bang, Wallop 13. Wall Of Sound

Hacía tiempo que no escuchaba un álbum tan primario, directo y salvaje como este “Alps On Fire” de Wallop. Y es que la rudeza, la simplicidad y la espontaneidad que trasmiten sus pistas son los factores que hacen especial esta referencia. La banda se fundó en 1983 en la ciudad alemana de Offenbach y, tras una primera demo tape, publicaron su primer larga duración titulado “Metallic Alps” (1985) con la formación compuesta por Stefan Arnold a la batería, Stefan Fleischer al bajo, Andreas Lorz a la guitarra y Mikk Wega al micrófono (en sustitución de Stefan Niebling) y en donde desgranaban su “auténtico heavy metal de la vieja escuela con canciones pegadizas, directas y poderosas”. Un año después lanzaron una nueva maqueta, pero el “golpe” se perdió en el aire. Tras algún tímido acercamiento, la salida de Arnold de Grave Digger fue el empujón que posibilitó el show de reunión de los miembros “originales” en 2018, la edición del EP “Alps On Fire” al año siguiente y la resurrección definitiva con la publicación hace pocos meses de su segundo elepé de idéntico título. Un segundo trabajo un tanto especial ya que salvo Fun For The Nun, Wall Of Sound y el cover Crash, Bang, Wallop, el resto son regrabaciones con nuevos arreglos de todas las canciones contenidas en su debut (más Missing In Action de su última demo), realizadas con los amplificadores originales y conservando ese sonido añejo que se asemeja a la producción de cualquier banda novel de principios de los ochenta.
Los primeros compases de Running Wild son una fantástica muestra de lo que nos ofrecerá el cuarteto: riffs y líneas de guitarra veloces sobre las que evolucionan los temas (mostrándose menos ágiles en el apartado solista), ritmos de batería aplastantes (a pesar de sacar un sonido un tanto opaco), versos interpretados por la voz áspera de tono agudo de Wega y un buen número de estribillos coreado a voz en grito por la banda. La fantástica Missing In Action no levanta el pie del acelerador con su fantástico punteo propio de la escuela germana y un gran trabajo vocal, Lack Of Power tiene un riff un tanto atropellado, y un estribillo más melódico que los anteriores y, por su parte, la tradicional melodía helvética y el canto tirolés iniciales de Metallic Alps saltan por los aires tras el grito descarnado de Mikk y el arranque del riff, ofreciéndonos un interesante patrón de batería con la llegada del verso principal.
Reveal The Lies, presenta una atrayente cadencia guitarrera, una intensa melodía entre el puente y el estribillo y una buena parte solista, mientras que Monsters azuza con su riff ornamentado y deleita con un meritorio solo y otro gran punteo escoltando la estrofa principal.
Stealthy World tiene un irresistible ritmo galopante y una brutal mano a mano entre Arnold y Fleischer en el tramo intermedio, Idols Die Too nos presenta un larguísimo desarrollo instrumental con diversas variaciones y un estribillo resultón, y la sugerente 69 empieza con suaves notas acústicas, se convierte en un fabuloso medio tiempo hardroquero que se doblega ante el letal cambio de ritmo. Y ya en la recta final, Fun For The Nun tiene un riff afiladísimo, Metallize es un trallazo speedico con la base rítmica a pleno rendimiento, Crash, Bang, Wallop es la fiel versión de Raven en la que participa John Gallagher y a la que la banda dota de mayor talle y Wall Of Sound cierra el disco exhibiendo una persistente y poderosa línea de bajo.
Golpe maestro de una banda absolutamente convencida del valor imperecedero de su obra. ¡Para entusiastas del heavy metal, la new wave y la nueva ola de metal tradicional!
Sitio web: www.facebook.com/Wallop69 (M.M.)

martes, 22 de septiembre de 2020

LOST LEGACY: “In The Name Of Freedom” (2020) (Pure Steel Records)

 


1. Rise To Glory 2. My Faith 3. Front Line 4. In The Name Of Freedom 5. Take Me Away 6. Enough Is Enough 7. Will You Remember 8. Rules Of Engagement 

Cuando en una portada de disco veo un ángel con espada, lo que parece ser las puertas del cielo, flores que parecen ser rosas, no puedo más que recordar discos como “Magos, Espadas y Rosas” de Rata Blanca, es decir, Metal Clásico. Voy a ser muy duro, pero no me gusta que las bandas sean tan previsibles. Y, si la portada es Metal Clásico, y adentro escucho Metal Clásico, entonces la banda es previsible.
Si decimos Metal Clásico, entonces sabemos que tenemos, épicos riffs, buenos solos, grandes baterías, un bajo poderoso y una voz… mmm… la voz es muy buena, pero PREVISIBLE. Es afinado, pero es “una de esas voces” si es que me entienden. Una voz que ya hemos escuchado antes. No digo que sea malo, no, pero es, también, bastante PREDECIBLE. Repito: no es malo. Es un muy buen cantante.
El nombre del disco (“En Nombre De La Libertad”, traducido), no es al azar. Creo que cuando se habla de libertad, se habla de liberarse de lo preestablecido en el metal clásico (o Power Metal), es decir, hablar de (oooootra vez) magos, espadas, rosas, caballeros armados, etc. No.
Hablan de LIBERTAD. Hablan de democracia, de derribar a la opresión, hacer guerras por la libertad y democracia, etc. Una buena manera de liberarse, se entiende? Se liberan del metal clásico, hablando de libertad y democracia. Bien por ustedes, Lost Legacy!
El disco, debo decirlo, es entretenido. Termine moviendo la patita, si entienden la analogía argentina. Y hasta cante algún estribillo.
Si tengo que hacer un balance, es positivo. Música algo previsible, pero letras que hablan de otras cosas, que enseñan, incluso. Les aconsejo que, si no hablan inglés, busquen las letras y las traduzcan. Me lo van a agradecer.
Tal vez tengamos la oportunidad de preguntarle a la banda el porqué de las letras (son americanos, de Nueva York, más precisamente).
Por ahora, les digo: ¿les gusta el Power Metal/Metal Clásico? compren el disco. No hay nada que defraude a quien le gusta. Yo le voy a dar otra oportunidad.
Sitio web: www.lostlegacyny.com (D.F.)

martes, 15 de septiembre de 2020

ASKVÄDER: “Askväder” (2020) (The Sign Records)


1. Thunderstorm 2. Cutting Corners 3. God’s Grace 4. Nothing to Lose 5. Give In 6. Bit My Lip 7. Devil’s Feast 8. Elysium 9. Defeat 10. The Miser

El Bandcamp oficial de esta banda los describe como “un electrizante power trio que hace truenos y relámpagos a través de la música rock. …bien equilibrado con el sonido de la escena del rock escandinavo de los 90 mezclado con riffs calientes y humeantes empapados de blues y estribillos pegadizos.” Bueno, digamos que es un poco exagerado el concepto, pero vamos a ver qué pasa aquí…
Debo reconocer que el arte de tapa me pareció excelente y dije: “este disco me va a volar la cabeza!”. Muy lejos de esto, el álbum debut de los suecos Askväder es de regular a mediocre, pareciéndome (con excepciones) particularmente aburrido. 
Aunque no sé exactamente como calificar este disco, si debiera usar una sola palabra para describirlo sería “insípido”. A lo largo de diez temas se repite la misma tónica con instrumentos repetitivos y con poca imaginación, repartiendo melodías pop y punk, así como líricas promedio, coronadas por un vocal sin demasiada fuerza que pareciera sacado de una banda de garaje, formada por jóvenes divertidos imitando pobremente a The Hellacopters o Green Day.
No digo que el disco sea completamente un fiasco, pero tampoco tiene mucho rescatable, a saber: “Nothing to lose”, la sureña “Devil’s feast” o la bluesera “Give in” se erigen como los puntos altos.
Justo ahora lo escucho por cuarta vez y sigo sintiendo que la cosa no mejora. “Askvader” es esto y poco más, aunque debamos darles créditos por su juventud. Alguna vez dije que todas las bandas que salían de Suecia eran buenísimas: bueno, puede fallar.
Sitio web: www.askvader.com (J.S.)

sábado, 12 de septiembre de 2020

AIRFORCE: “Strike Hard” (2020) (Pitch Black Records)

 

1. Fight 2. Die For You 3. Son Of The Damned 4. The Reaper 5. Finest Hour 6. Don’t Look In Her Eyes 7. I Feel Your Pain 8. War Games 9. Band Of Brothers 10. The War Inside11. Faith Healer

Los veteranos Airforce (se formaron en 1987 y luego de un parate se reunieron en 2008) vuelven al ruedo con un nuevo disco y nueva formación, la cual se compone del debutante Flávio Lino en voz, Chop Pitman en guitarra, Tony Hatton en bajo, y un tal Doug Sampson en batería, que si alguno no sabe quién es debería replantearse seriamente su condición de metalero.
La producción discográfica de la banda no ha sido muy fructífera, ya que solo cuentan en su haber con un LP que compila viejas grabaciones editado en 2016, un par de EPs en 2017 y 2018, y finalmente este “Strike hard” en 2020. La sola tapa de este álbum nos habla de lo que nos encontraremos dentro, heavy metal de tintes épicos, con un ojo en la dorada NWOBHM, con influencias que van por el lado de Iron Maiden (más que obvia referencia), Saxon y los primeros Judas Priest.
El disco arremete con todo desde el comienzo con ese autentico cañonazo que es “Fight”, y no decae hasta el final sobre la base de poderosas guitarras, solos con más feeling que velocidad y una base contundente. La voz de Lino es el plus de este álbum, ya que el tipo posee un registro poderoso y melódico, mezcla entre Matt Barlow y Bruce Dickinson, y que es perfecto para el estilo.
El álbum convence de movida, no deja lugar a dudas y constituye un excelente lanzamiento, de esos que se producen de vez en cuando, por lo que me arriesgo a decir que el futuro de Airforce, de mantener este nivel en próximos lanzamientos, es altamente promisorio, ya que “Strike hard” es gran candidato a disco del año en el rubro heavy metal tradicional.
Metaleros, no dejen pasar este disco, consíganlo como sea!!
Sitio web: www.airforceuk.co.uk (J.S.)

miércoles, 9 de septiembre de 2020

VERITATES: “Killing Time” (2020) (Pure Steel Records)


1. The Past Is Dead 2. Killing Time 3. Jerusalem Syndrome 4. Awakening 5. Hangmen Also Die 6. The Wild Hunt 7. Discovery 8. Hasta la muerte

Veritates nació en 2018 como el proyecto personal del guitarrista alemán Tom Winter quién quería contar con la colaboración de diferentes cantantes y guitarras solistas para interpretar las canciones de “Killing Time”. Pero cuando Tom le presentó el tema elegido a su amigo y vocalista Andreas Von Lipinski (Wolfen), ambos convinieron trabajar juntos y que sería Andreas el encargado de cantar íntegramente seis de las ocho pistas incluidas en el trabajo. A partir de ese momento, el proyecto pasó a ser compartido y se concretó con el bajista Jörg Belstler y el batería Marcus Kniep (Grave Digger) y el amplio electo de hachas formado por Andreas Lützeschwab, V.O. Pulver (Poltergeist), Shasank Venkat4 (Against Evil), Andreas Doetch (Wolfen) y Niclas Stappert (Reinforcer), el de cantantes compuesto por André Grieder (Poltergeist) y Logan Lexi (Reinforcer) y el teclista Mario Stracuzzi. Contrariamente a lo que podría suponerse, el acoplamiento de tantas piezas al fuselaje no son lastre para que la nave de “US metal tradicional sin clichés, con un ligero toque de thrash y sutilmente influenciado por los primeros Kamelot y Iced Earth con Matt Barlow” inicie el vuelo a la máxima potencia. 
The Past Is Dead empieza con una volátil melodía que progresa hasta el riff oscuro e intrincado sobre el que canta Von Lipinski con su voz áspera que se mueve fantásticamente en los tonos medios, nos ofrece un cambio de tiempo en la segunda estrofa con la que se encara el melódico estribillo y nos sacude con un doble bombo constante y una guitarra rítmica demoledora escoltando el solo. A continuación, a la inicial armonía solista con doble bombo de la titular Killing Time le sigue una cadencia entrecortada de guitarra y batería que evoluciona magistralmente hasta el estribillo con un ritmo más regular y un grueso riff. 
Las voces corales de los monjes de Jerusalem Syndrome dan paso unos acordes y a la voz profunda de las primeras estrofas que va subiendo enteros y desembocan en el imponente riff sobre el que el canto pletórico de Andreas vuelve a escalar octavas para enfrentar el cambio de ritmo del puente y concluir con los coros de fondo. Awakening es una power ballad que estalla en el intenso estribillo con el grupo apuntalando los coros y que nos reserva un inesperado y veloz cambio de tempo en la recta final personificado por una portentosa línea de guitarra.
Hangmen Also Die es una obra faraónica que comienza con un largo desarrollo instrumental, prosigue con unas notas acústicas y una voz melancólica que de nuevo va creciendo para recibir el verso principal; a continuación, un fulgurante cambio de ritmo abre un fragmento atmosférico que es dinamitado por una nueva variación rítmica con una cadencia de batería cercana al thrash. The Wild Hunt, a pesar de la etérea interpretación vocal del estribillo que dejan entrever los primeros compases, es directo y vertiginoso, tiene un riff punzante y rápido y cuenta con el dueto con Logan Lexi hecho que concede, si cabe, mayor dinamismo al tema.
Discovery es un cover del tema de Mike Olfield, en donde la banda respeta los tempos de la original, dotándola de mayor cuerpo y menor lustre, y Hasta la muerte es un cañonazo de puro thrash metal, con el título de la canción y el estribillo cantado en castellano por André Grieder y acompañado por la guitarra de su compañero en Poltergeist, V.O. Pulver.
Buen trabajo de power metal clásico con súbitos cambios de ritmo, aires épicos y andanadas thrash que aseguran tendrá continuidad el año próximo. ¡Recomendado para fans irreductibles!

domingo, 6 de septiembre de 2020

DICTATOR SHIP: “Your favorites” (2020) (The Sign Records)


1. In The Heat Of The Night 2. Savage 3. Good Things Gone Bad 4. Just For Fun 5. Eat The Poor 6. Gunner Man 7. From The Womb To The Tomb

La escena underground del Rock & Roll está de enhorabuena, otro gran disco ha salido a la calle, esta vez la banda se llama Dictator Ship, con este L.P. debut dan a conocer su mensaje repleto de buen rock, podrían tener algo en sus corazones de la vieja escuela que junto a un toque punk hacen de esta banda que den la nota allá por donde pasen.
Y este primer álbum deja las cosas claras de lo que tendremos a partir de este momento, pura energía y geniales creadores de canciones, y podremos encontrar el más genuino rock & roll como en “Gunner man” o “Savage”, o la más guarra “Just for fun” aunque no hay tampoco un tema que sobresalga de otro, con un nivel más que aceptable nos abren de nuevo sus puertas para que volvamos a apreciar su música. 
La portada es de lo más escueta, en plan añeja y reminiscente de los años 50’s, sino que me corrija alguien, simple con las fotos de sus cuatro integrantes y monocromática.
Ya saben, con sonido autentico old school como buenos hijos de la Gran Bretaña por su sonido sin más (aunque sean suecos), nos redescubren su modo de ver estos sones y salen más que airosos, como para que les sigamos su rastro.

lunes, 31 de agosto de 2020

MY HEAVY MEMORY: “Clarity” (2020) (Pure Steel Promotions)


1. Truth In Lies 2. Keep Coming Back 3. Bleed The Way 4. Council Fire 5. Clarity 6. This Might Be 7. Made Of Thorns 8. Hanging By A Thread

Álbum debut de esta banda oriunda de Livermore, California, integrada por Dave Hechim (voz), Todd Galland (guitarra), Eddie Koeller (guitarra), Rich Haley (bajo), y Paul Monteiro (batería). 
El disco muestra un heavy / hard rock moderno con resabios alternativos, ganchero y crudo por partes iguales, sonando por momentos a Stone Temple Pilots, en otros a Tool y en algunos a Alice In Chains. Hechim posee un registro vocal agresivo, bien sustentado por los coros, y con un groove que lo torna aún más interesante. Los riffs se suceden uno tras otro formando una sólida pared sonora, con cambios de ritmo y espacio para muy buenos solos. 
Los puntos más altos pasan por “Bleed the way”, “Truth in lies” (con destino de hit), la monumental “Clarity”, la gancherisima “Made of thorns”, la inmensa power-ballad “This might be”, y “Hanging by a thread”, otra que posee todo para ser un hitazo. 
My Heavy Memory no deja ningún detalle librado al azar, siendo imposible encontrar algún factor en contra en el disco, completando una excelente selección de temas, por lo que no puedo menos que alertar a los fans del hard rock que no dejen pasar este fantástico disco. 
Sitio web: www.myheavymemory.com (J.S.)

martes, 25 de agosto de 2020

EIGHTY ONE HUNDRED: “Heaven In Flames” (2020) (Pure Steel Promotion)


1. Overture 80100 2. Heaven In Flames 3. Cry Out 4. Payback My Time 5. No Way Out 6. Mater Gaia 7. Power Of Revolution

Ataviados como los pandilleros motociclistas postapocalípticos de cualquiera de los films de Mad Max y bajo nombres de guerra para mantener su verdadera identidad en el anonimato, el quinteto de forajidos de Eighty One Hundred nos presentan de nuevo su debut discográfico “Heaven In Flames”. Y decimos de nuevo porqué la banda, formada en Nápoles en 2016 por “cinco chicos apasionados de la música” (léase Screamer a la voz, Mr. White a la guitarra solista, Taker a la rítmica, Doc al bajo y el recién incorporado Thunder a la batería) “convencidos de que con ella puede iniciarse una revolución intelectual contra las manipulaciones, los abusos velados y la estandarización ideológica”, ya lanzó bajo su cuenta y riesgo en 2018 “Heaven In Flames”, pero hace poco Pure Steel Promotion decididió distribuirlo mundialmente. Los italianos nos presentan su propuesta bajo la autoproclamada etiqueta de rage metal, que podríamos describir como heavy metal ecléctico con un cuidado especial por las melodías (en donde la peculiar voz de Screamer, cuyo timbre agudo recuerda al de Bernhard Weiß de Axxis, juega un papel fundamental), los desarrollos instrumentales y los interludios centrales.
Un arpegio y una línea de guitarra a la que se une el resto de los instrumentos reproduciendo la pausada melodía conforman Overture 80100, sesgada de raíz por el crepitante riff y la batería de Heaven In Flames que, tras una transición instrumental, recibe los primeros versos marcados por la distintiva garganta de Screamer caminando entre acordes hasta la llegada del original estribillo y el melodioso solo.
El dibujo de guitarra con el que comienza Cry Out se torna, tras el agudo descarnado, en un veloz riff impulsado por una expeditiva batería sobre los que surfea la voz y que, después de un primer cambio de tempo, nos regala un segundo con un breve pero aplastante doble bombo.
Los acordes acústicos que sostienen el canto aterciopelado de las primeras estrofas de Payback My Time evolucionan hacia un medio tiempo de imponente riff y batería sincopada, con estrofas con diferentes grados de intensidad instrumental y un estribillo acompañado de coros marciales que dan un toque contemporáneo a la pieza.
Una fulgurante batería y un triturador riff prenden la mecha de No Way Out con Screamer exprimiendo su instrumento al máximo hasta la llegada del verso principal y Mr. White ejecutando un par de meritorios solos antes y después del intervalo central.
Las suaves notas iniciales de Mater Gaia son el colchón sobre el que se erige el fugaz dueto con la voz invitada de Ale de Mayo hasta la irrupción de la melodía de guitarra que da paso a un medio tiempo henchido de cambios de tempo y rematado por una ambiental parte intermedia precediendo a una triunfal armonía al puro estilo Murray/Smith.
La guitarra solista de Power Of Revolution nos arrastra hasta unas firmes líneas de bajo, un oscuro riff y una agresiva voz que nos reservan un rompedor estribillo y una parte central con ese aire progresivo que también se ha dejado sentir en otros momentos del disco.
Quizás este “Heaven In Flames” no sea el no va más, pero es interesante, diverso y representa la notable carta de presentación de una banda con un “no sé qué” especial. ¡La cuenta atrás para la propagación mundial de la rabia metálica ha empezado! 
Sitio web: www.eightyonehundred.com (M.M.)