martes, 29 de diciembre de 2009

LOCH VOSTOK: “Reveal no secrets” (Silverwolf Prod./SPV) (2009)


1. Loss of Liberty. 2. Energy Taboo. 3. Dig Beeper. 4. Uncompassion. 5. Thirty Years. 6. Raiders of the Lost Heart. 7. Blindfolds Off .8. What Once Was. 9. Breakthru.

“Loss of Liberty” comienza sin dar tiempo a respirar y a los pocos minutos estoy interiorizado en el metal melódico, brutal, técnico con pinchazos de otras vertientes que el disco trae. Es por lejos lo más brutal que escuchamos, y seguramente será infaltable en las giras de esta banda sueca.
Tal cual “Energy Taboo”, las seis cuerdas no aflojan y la complejidad de sus arreglos dan por sentado que no cabe escuchar golpeándose la cabeza contra la pared: al contrario, hay que prestar atención, paladear matices, apreciar cambios de tono, y aguardar ese quiebre, ese switch de ritmo, ese momento en que la furia se convierte en un momento épico, o climático, o en más y más furia.
En “Dig Beeper” el potencial instrumental parece contenerse cuando se bordea el terreno progresivo, con un bajo casi funk y un voz que podría encajar en cualquier banda cultora de la NWOBHM. O sea: usar diversas influencias sin sobrepasar lo que la canción necesita.
Definitivamente hay mucho de ese heavy aceleradísimo y distorsionado, como “Uncompassion”, una vertiente fundamental del sub género que Loch Vostok cultiva, con un floreo progresivo de teclados al estilo Hammond al final, equilibrado, preciso, con un genial aporte a lo que el grupo propone.
El juego de voces en “Thirty Years” es sorprendente, hay por lo menos tres registros usados vocales en la música extrema: limpias, estilo metal clásico, (en general durante los estribillos), guturales (en general de fondo) y las usadas en el black metal (en general para acompañar las partes donde las guitarras se aceleran). Parece ser el tema que muy bien engloba la propuesta del CD en lo que hace a las voces, de hecho tres de los cinco músicos cantan, e incluso aparece una chica en un fragmento, cuyo nombre no encontré por ningún lado… lamentablemente.
Por su lado “Raiders of the Lost Heart” es una muestra de cómo el resto de los instrumentos – en este caso la batería - pueden amortiguar el protagonismo de otro - en este caso los teclados -, de modo que podés apreciar ambos, y elegir el que más te guste.
Un bajo que aparece cuando no te lo esperás y un climático teclado de fondo aportan a “Blindfolds Off” y lo convierten en una de las mejores canciones del grupo, sobretodo con esas voces que a veces parecen acelerar más allá de la capacidad pulmonar humana.
Sin descanso, seguimos con el octavo tema, “What Once Was”, que realmente no da descanso, y con una abrupto final de sonido cinemática.
Si asociamos tanto talento con la banda sonora incidental de una película acorde a este disco, “Breakthru” es el perfecto ejemplo, ya que aporta durante poco más de siete minutos una atmósfera opresiva, oscura, pero también épica, con voces corales de fondo que parecen surgir muy, muy atrás… y efecto sonoro de arma amartillada en el segundo en que el disco termina… Una especie de experimentación y quizá la banda podría explorar esa veta, en la búsqueda de un sonido más personal.
Sitio web: http://www.lochvostok.com/ (A.G.)