jueves, 18 de febrero de 2010

SYMBOLYC: “Engraved flesh” (2009) (My Kingdom Music)


1. Dead Inside. 2. Within The Realms Of Human Awareness. 3. Wingless. 4. Suffering. 5. Denied. 6. Livin' in a cold lie. 7. Oncoming Apocalypse. 8. Engraved Flesh (Instrumental). 9. The Parasite's Curse.

A ver... ¿cómo encarar un comentario de un disco de death metal brutal, técnico y thrashero que me vuela la cabeza desde el segundo cero?
Quizá alabando la producción de los temas, lo gutural de las voces en inglés conciso, las guitarras incisivas, la batería precisa, el bajo - ¡pobre instrumento infravalorado! – que está ahí para aportar lo que se debe al conjunto. Agregando que todo suena ajustadísimo y sorprende gratamente, más si tenemos en cuenta que se trata de un debut oficial, si descontamos los demos, promos y ensayos.
Otra manera es lo estético: el nombre de la banda, que homenajea a ESA gran banda, el título del disco que ya habla por sí mismo, el arte de tapa claro, contundente... Que hay nueve temas – cuando otras bandas ponen otros siete de relleno – que no tiene desperdicio, y el escaso minutaje del CD arroja como saldo treinta y cinco minutos con cincuenta y tres segundos de entretenimiento que se hacen cortos (lo bueno si breve...), o que la canción-nombre del disco es un fraseo lúgubre de piano muy, muy breve... y el resto tiene una adecuada dosis de melodía y salvajismo, de técnica y escarnio, de cálculo y furia.
También puedo relatar que se trata de una banda procedente de Italia, pertenece a una escena death underground que aún espera estallar, y ya compartió escena con Avulsed, Vader, Dismember, Cripple Bastards, y sigue en la lucha.
Por otro lado, remitirme a las influencias, como Obituary, In Flames, Soilwork, Slayer, mientras que la gacetilla de prensa de la discográfica enumera grupos como los polacos Behemoth, Decapitated y Vader. Y que la idea nació en 2003, con serios problemas en encontrar un cantante fijo, hasta el año 2008. Que está compuesta por Diego Laino voces; las guitarras Sossio Aversana y Alessandro Mormile; el bajo Salvatore Silvestre; y el batero (¡qué batero!) Raffaele Pezzella.
O enumerar lo publicado previamente, es decir los promo CD "Souls In The Dark" (2004); "Wingless" (2006); y "Within The Realms Of Human Awareness" (2008).
O simplemente recomendar este trabajo, comprarlo, escucharlo y sacudir la cabeza contra la pared hasta que se cubra de sangre.