sábado, 31 de enero de 2015

GJUTJÄRN: “Härd” (2014) (Sliptrick Records)


1. Bilan 2. Kött 3. Släggor 4. Pest 5. Eld 6. Evigt Liv 7. Stegling 8. Granit 9. Glad 10. Ett svin 11. Ån

Son suecos y tocan hardcore progresivo y thrash, o, como a ellos les gusta definirlo, Scandinavian Noir. De los que imponen respeto y tocan con falda, literalmente. Ellos son Gjutjärn y este, “Härd”, es su primer larga duración.
El inicio del concierto está asegurado con una introducción de un público que espera, comenzamos. Hacemos un recorrido de calentamiento por unos temas que rozan el thrash, con un sonido seco y contundente de batería y voz y unas cuerdas que acompañan perfectamente al sonido rítmico y, quizá, musicalmente demasiado plano. Pero este es solo el comienzo y estamos calentando motores.
Hay un giro inesperado a mediados del cuarto tema, "Pest". Es la canción que confirma la regla de que algunos discos, como grupos, necesitan tres o cuatro temas para calentar. No podemos evitar escuchar muy atentos el siguiente tema, "Eld". ¿Qué nos traerán ahora? Con un ritmo más cambiado y más melódico de voz, estos suecos nos deleitan con el primer solo de guitarra del redondo. Es un buen solo de guitarra de estos maniáticos, posesivos, parejo a la percusión enloquecida y desquiciada. Coexiste esta persecución de voces hasta el último segundo que nos atrapa sin salida. 
El disco alcanza en calidad compositiva conforme llega a su ecuador con “Evigt Liv”, un tema de escalas armónicas que le dan un dramatismo exótico y lejano. Sin duda un tema bien trabajado y perfecto para llegar a la mitad de nuestro recorrido. De aquí, solo podemos ir a mejor.
En qué consiste el comienzo de "Stegling"? Ruidos y gritos... están rompiendo algún hueso? Reconozcamos que si el objetivo era llamar la atención, lo han conseguido, tienen toda nuestra atención. Además es el primer tema lento del redondo, con comienzo de guitarra en limpio. No tarda en volver a la distorsión y a la potencia, si bien es cierto que más controlada, hasta llegar al cenit final donde se pierde ese control. Un tema en ascenso poderoso para acabar en sprint final y golpe.
Misterioso casi final del trabajo con un lastimero "Ett Svin", con guitarras en limpio y escasa percusión que roza el aire sureño. Pero la contundencia vuelve de nuevo. La percusión machacona y regular se enfrenta en cruenta batalla a unas guitarras a contratiempo que nos descolocan de nuestra estabilidad. Sin duda una gran sensación.  Y el solo final. Ese sí que es digno de escuchar, no de comentar. Te hace llegar a lo más alto de la adrenalina y la fuerza y, de nuevo, deja que caigamos en el precipicio árido y caluroso del comienzo.
Bonus track final con un tema muchísimo más tranquilo, melancólico y limpio para dar final a la muerte de este trabajo que acaba con vocalista y guitarra, un tema que no llega a dos minutos, relajante y desgarrado, para que sonrías, te confíes amablemente y vuelvas a repetir la escucha del disco.
En líneas generales, estamos ante un gran album debut, con mucho motivo que mezcla naturaleza, dolor y emoción y que, quizá, desde el desconocimiento de la lengua no se consigue encontrar un nexo común para darle al trabajo una forma de trabajo compacto, una unión entre canciones que le den un orden.  Sin embargo no podemos evitar un asombro a los temas más variopintos del trabajo, que sin duda demuestra que aun esta banda necesita un segundo larga duración para desatar todo ese potencial que aun, parece, no han terminado de dejar salir.
Sitio web: www.gjutjarn.com (F.C.)