jueves, 6 de octubre de 2016

NIGHTMEN: “Fifteen Minutes Of Pain” (2016) (Lövely Records)


1. Hot Days  2. Go Go  3. I Don't Give a Damn  4. Baby On The Run  5. I Only Want You  6. I Need You  7. Habits  8. Tonight is The Night  9. Beach Party  10. Amanda Lear  11. Lucky One  12. Down and Out

Tras los primeros segundos de Hot Days, la pieza que abre “Fifteen Minutes Of Pain”, resultará difícil que no acuda a tu cabeza -una y otra vez- el nombre de Ramones. Y es que éstos, junto a Dead Moon, The Cars, Buzzcocks y algo de New York Dolls y The Stooges, son las principales influencias que Nightmen -un cuarteto nacido en la ciudad de Malmö y con experiencia en otras formaciones- han juntado en su particular coctelera sónica para configurar su primer larga duración, tras un EP publicado el pasado año.
El álbum aglutina en menos de treinta minutos la aspereza del garage rock, la crudeza del punk rock y la melodía del power pop, creando unas composiciones veloces y breves que van directas al grano sin dar rodeos. Son piezas que suenan simples, desnudas, toscas, descarnadas, sucias y macarras, pero sabiamente edulcoradas con guitarras que resaltan unos coros pegadizos e irresistibles para cualquier paladar. Como era de esperar, los arreglos durante la post-producción han sido omitidos a propósito para transmitir esa sensación de urgencia y espontaneidad de la que hacen gala e insignia los estilos que tienen mayor peso en este “Fifteen Minutes Of Pain”. 
Especialmente interesante es el hecho que en Nighmen canten tres de sus cuatro miembros (dos voces masculinas y una femenina se van alternando a lo largo del plástico), dotando a las doce canciones de frescura y diversidad, y haciendo que se mantenga un renovado interés en cada nuevo corte. Aunque resulta difícil destacar temas en concreto -el disco es un auténtico puñetazo-, sobresalen por encima de los demás la singular I Need You y el sencillo Beach Party, sin olvidar I Don't Give a Damn, I Only Want You, Lucky One y Tonight is The Night.
Nos encontramos ante un trabajo intenso, confeccionado por una banda que -sin inventar nada, pero con encomiable actitud y buen hacer- muestra un enorme potencial a la hora de componer grandes canciones dentro de los estrictos parámetros de los estilos en los que se mueven. Recomendado si se desea viajar a los días en los que el club CBGB de Nueva York era el centro neurálgico de la música o simplemente para disfrutar de un disco entretenido y agradable de escuchar.
Sitio web: www.facebook.com/Nightmenrock/ (Marc Milà)